.

A lo sumo la melancolía de una vida demasiado corta para tantas bibliotecas, etc.

Un camino más para llegar al cielo de la Rayuela.

04 diciembre, 2009

Llovia un poco

preparó el mate, y se fue a sentar debajo del corredor con techo de chapas negras...

Antes de acomodarse en la reposera, enchufó la radio vieja y buscó con la perilla hasta encontrar el sonido de la trompeta, el saxo, el contrabajo y el violín.

Dejó la pava en el piso.
Tomó el libro de Cortázar que habia leido un millón de veces, y lo volvió a empezar, un mate, una página, un mate...

15 noviembre, 2009

Aquel fue un lindo dia de tormenta de verano

Tipico y gris.

Con olor a tierra mojada y charcos enormes, y ese aire caliente, mezclado con smog y chicle de menta, pesado y compacto.

Y ese perfume, que no vino con el viento sino con la lluvia, combinacion de tilo y jacarandá, que invita a salir y caminar, y empaparse porque total no importa.

Y el jazz y el soul que salen de una ventana y acompañan los truenos y el corazón.

Y el humo del cigarrillo que intenta hacer cenizas versus gotas peso pesado, y el fuego que insiste en prender de nuevo, mientras espero.

07 noviembre, 2009

Escribo

en el márgen del cuaderno a rayas

lo que imagino de vos.
Dibujo lo que siento.
Lo tacho.
Lo escribo.
Lo tacho.
Lo dibujo.

05 septiembre, 2009

Abrazame

Que ésta es una perfecta oportunidad para regalarnos eso.

Que el instante se esfuma

y se desperdicia la vida
si no se siente tanto.

27 julio, 2009

Lástima que todo haya terminado asi por segunda vez.
Lastima pensar que has cambiado tanto.

15 julio, 2009

Un recuerdo

Estuve en este lugar... tenés que ir, tenés que verlo.
Yo te lo cuento pero en realidad no se puede... porque se puede contar bien bien...

Puede sonar a que te estoy leyendo un forward de los que hacen en diapositivas, pero eso es porque solamente puedo darte una idea de lo que es.

Te hablo de un lugar que queda en Argentina... muy cerca de la Cordillera pero en la base, porque todavía las montañas son mas bien cerros.
Es un pueblito que ni se si llega a ser pueblito, porque no hay nada, pero nada... ni árboles casi... todo pelado, plantas duras y bajas, animales como cabras, ovejas y caballos... horrible es, si te ponés a mirar alrededor -la verdad- es feísimo, porque no es pintoresco, es feo y punto.

Cuando digo que no hay nada es en serio que no hay nada... hay una especie de galpón donde dormimos... un refugio digamos... solo las paredes, techo, puerta y ventanas. No hay luz, no hay gas, no hay nada eh... una salamandra en el centro que en semejante estructura no alcanza para nada.
Arreglate con lo que la naturaleza te da.

A este lugar fuimos a trabajar (fuimos porque, obviamente, no fui sola)... no voy a hablar del trabajo que hicimos porque no viene al caso, lo unico que si quiero decir es que era de esos trabajos que requieren mucho esfuerzo físico... que después del primer día estás cansado, después del segundo estás más cansado y después del tercero ya no sabés cómo fue que te levantaste y mucho menos cómo te mantenés en pie, pero aún así no bajas el ritmo de trabajo... porque hay algo que te mueve (o que alguien me explique cómo es posible).


Un frío a la noche... terrible, porque no importa cuánta ropa te pongas, tenés frío y temblás sin control.
Y de día sale el sol y hace -no se- treinta grados... no exagero.

Estuvimos diez días y nueve noches.
Todas esas noches, después de comer, hacíamos un fogón.
Eso era lo mejor... las fogatas con amigos son lo mejor... hablar incoherencias, hacer teorías, libre asociación, cantar... siempre alguno lleva una guitarra... reirte de nada... que se yo... momentos de esos que no sabés qué hacer para no desperdiciar absolutamente nada, porque aunque estés en el medio de la nada, a la intemperie con doce grados bajo cero, lo único que pedís es que el tiempo no se esfume... que dure un poco mas, que se estiren las horas...

Y -mas tarde- cuando algunos se fueron a dormir y otros se durmieron ahí, cerca del calor del fuego, hablar en serio... de lo que pensamos, de lo que pasamos, de la vida, de un sueño, de un proyecto, de nosotros...
Cuando el fuego casi se apaga, en un grupito de seis o siete, alumbrados únicamente por la luna y las seis o siete linternas que lleva cada uno, levantarnos y caminar. Te repito lo del frío porque es impresionante... y la oscuridad es increíble también. Y la noche es linda, porque tiene algo que la hace linda...
Yo creo que es el hecho de sentir la contradicción entre la soledad de un lugar tan aislado y la compañía de amigos, el miedo de no ver qué hay sesenta centímetros mas allá y mirar para arriba y ver que eso es lo que lo hace tan fascinante... y el misterio del silencio...

No nos alejamos mucho porque no se ve nada. No es que se ve poco, no se ve nada...
En una especie de montículo que hay en la tierra, con un poco de pasto medio-verde-medio-seco nos tirabamos a mirar el cielo.

Te juro nunca había visto algo así.

A mi siempre me gustó mirar el cielo y las estrellas ¿a quién no? pero el cielo ahí es otro cielo, es inenarrable porque hay tantas estrellas pero tantas... y la luna es gigante y blanca... pero lo impactante es la canitdad de estrellas... mas grandes, mas chiquitas, una al lado de la otra... lo tenes que ver porque no te lo imaginás. Te parece ver profundidades y colores diferentes pero es porque tanta magnificencia te encandila...

La cantidad de estrellas fugaces... pedís un deseo por la primera, otro por la segunda... pero llega un momento que ya no se te ocurren deseos nuevos y ya pediste todos los que tenías en espera...

Ahí ya no hablabamos... nunca... todos estabamos tirados en la tierra, cansados pero como sin sueño, mirando el cielo y nada mas. El frío se hace nada porque lo sentís en la cara y en las manos, en los pies... sentis que te envuelve pero dejas de temblar porque eso ya pasó a otro plano.. quedó opacado...

Y no decíamos nada porque qué vas a decir, si todos sentíamos lo mismo y veíamos lo mismo... y lo compartíamos pero hablar era arruinarlo un poco -si es que era posible- porque allá, tan lejos de todo, el silencio también era raro.

Y mirabamos el cielo y escuchabamos. Y yo pensaba... eso es un grillo, las hojas de ese árbol de alla... un búho? hay búhos por aca?... pero no es eso lo que querés distinguir.
Hay algo mas... y no sabés qué es, pero que hay algo más te lo aseguro.

Ojalá pudiera contartelo exactamente como es... ojalá pudieras ver ese cielo... te quedás sin palabras. Porque no hay palabras... y pensas en las personas que queres... cara y nombre, cara y nombre, como una lista... y pedís que todos ellos puedan estar ahí alguna vez.

Y después te quedás con la mente en blanco porque es tan inmenso y tan no-se-qué... tan hermoso...

Te conectás de alguna forma a no-se-que-cosa...
Lo tenés que ver. Tenés que ir a un lugar así...

10 julio, 2009

A vos te escribo...

Que volviste a llamarme.
Que volviste a buscarme.

Que volviste a tenerme.
Y te tragó la tierra.
Desapareciste.

Te perdiste entre tus mentiras.
Cobarde, mentiroso.
Arruinaste lo que sentía por vos.

01 julio, 2009

Ojala no supiera que escondes algo

así podría fingir que no observo cada movimiento tuyo
esperando que uno de ellos te delate

y decirte que lo sé
aunque creías que no.

24 junio, 2009

Me parece


Me parece que me estoy acostumbrando a vos.

Me parece que ahora hay algo raro en todo esto.




Digo "raro" porque hay algo que no se si estará muy bien.

Digo "me parece" por decirlo de algona manera.

15 junio, 2009

Me voy para el sur.



A encontrarte.
A vernos reir y escucharte contar.
A juntar recuerdos nuevos y quedarme alla, traerte conmigo...
separarnos de nuevo, como cada vez.

11 junio, 2009

Entre los dos

Hay un abismo de variables dimensiones.


Demasiado presente.


Demasiado enorme para hacerlo desaparecer.

Demasiado es mucho para mí.




Estás

Demasiado lejos para un beso.

Demasiado cerca para dejarme pensar cómo reaccionar.

05 junio, 2009

Nunca sabrás

si es 100% en broma
o una parte es verdad

y
si algún día lo descubrís
o te lo digo

nunca sabrás
cuánto de cada cosa.

31 mayo, 2009

Te veo al otro lado de la tierra


Extraño los detalles.
Te extraño a vos mirandome de cerca.

Mirarte mirarme con esos ojos que tenés,
Con mil formas de colores engamados
Con pestañas de patrañas.

Con un tunel en el medio,
puesto ahi para marearme.

22 mayo, 2009

No me lastimes

No me mientas porque me cosó animarme a dejarte conocerme
y más me cosó empezar a demostrarte que

para mí
sos mas

que



alguien imperfecto
que alguien que ama
que alguien que trabaja
que alguien que extraña
que alguien que tiene miedo
que alguien que arriesga
que alguien feliz
que alguien que viaja en colectivo
que alguien que pelea
que alguien con quien puedo tomar café
que alguien sensible
que alguien con sus cosas
que alquien que aprende
que alguien cualquiera
que alguien así.




Porque finalmente entendí,

esconderlo es mas seguro
pero no vale la pena.

18 mayo, 2009

(...)

Siempre supe que iba a volver a saber de vos

de ésta forma
o de alguna otra.


Siempre esperé cruzarte por la vida
y poder decirte, de frente, lo que pasó

después de la última vez que tu mano
estaba en mi mano.






01 mayo, 2009

Recuerdo ciudades y lugares

Comodoro Rivadavia, por el jardín Abracadabra.
Tandil, por mi papá.
Bragado, porque huele a tilo en primavera.
San Martín de los Andes, por los Rossi.
El Bolsón, por los Lozano.
Mar del Plata, por lo que nunca saldrá de ahí.

Neuquén, por toda una mitad.
Buenos Aires, por toda la otra.



y millones mas...

24 marzo, 2009

Triste silencio.

Silencio sentado en el sillón, silencio en la cocina.
Tristeza en el balcón, tristeza a la mañana.

19 marzo, 2009

Es asi

No siempre la gente que te mira te escucha.
No siempre la gente que te mira y te escucha te presta atencion.
No siempre la gente que te mira, te escucha y te presta atención, está pensando de vos lo que crees que piensa.

20 febrero, 2009

La vida había sido eso...

Hasta hoy, incontables veces se había visto -por uno u otro motivo- en aeropuertos y terminales de colectivos de larga y no tan larga distancia...

Gente subiendo y bajando, yendo y viniendo cargando en bolsos su vida o un trozo de ella, arrugado y apretado para hacer entrar todo lo posible...

Llantos y abrazos, encuentros y despedidas...

Y no habia forma de consolarla diciendole que a cada despedida le seguia un reencuentro... eso nunca le bastó porque en realidad a nadie le basta escuchar eso, aunque finalmente sea así.

Y se enojaba con el mundo y su geografía... por ser tan grande.
Por algo sería que nunca le había ido bien en geografía durante su formación escolar)

Y se enojaba con los fabuladores y los ingenieros...
Con los fabuladores porque le habían hecho creer durante veinte años que podía existir una máquina, similar en su aspecto a un ascensor, que la llevaría desde el punto A hasta el punto B en el tiempo que se tarda en llamar por teléfono y decir "veni que te espero".
Con los ingenieros porque no la inventaban. Simplemente por eso.

Y si no eran los ingenieros quienes debían inventarla, no importaba... porque los llamaba así porque había visto en la tele que eran capaces de inventar y construir cualquier cosa que se imaginaran, desafiar cualquier ley de la física o de lo que fuera en el nombre del progreso y que se yo... Cómo podía ser posible que ninguno trabajara en esa bendita máquina...



Pero se resignaba porque otra cosa no podía hacer... No podía llorar eternamente.

Creía que se moría, pero no se moría nada... tenía que seguir. Sacar fuerzas de alguna dimensión desconocida o de donde sea que se almacenaran y levantarse y caminar... o arrastrarse... pero quedarse en la nada no era una opción, porque era peor. Porque en ese momento que llegaría a su fin, llorar la distraía, pero no por mucho tiempo mas...

Se esforzaba por pensar que lo que será está escrito y nada puede hacer... no porque creyera en el destino, sino para alivianar el peso que llevaba encima... después vería que hacer...

Se aferraba a lo que dejaba porque no lo dejaba del todo... lo dejaba ahi pero se lo llevaba pero no se lo llevaba realmente... era tan raro... tan triste... tan terrible... pero era así, sin mas...




... Y siempre sería igual.


... Y escuchaba que siempre puede ser peor, pero en ese momento eso era lo peor... porque en su mundo no había frío ni calor ni hambre ni fuego ni guerra ni enfermedades ni soledad ni muerte ni girses... su mundo era eso que no queria dejar por eso otro que queria...

01 febrero, 2009

Y vos me decis eso...

Y yo te digo que si... y nos quedamos ahi, mirando el cielo con una luna para tantas estrellas... porque nos gusta pensar que tenemos toda la vida para después... para oler la tierra húmeda debajo del césped mezclado con tréboles de tres y cuatro hojas... para proyectar casas y nombres...
Se ha producido un error en este gadget.