.

A lo sumo la melancolía de una vida demasiado corta para tantas bibliotecas, etc.

Un camino más para llegar al cielo de la Rayuela.

04 diciembre, 2009

Llovia un poco

preparó el mate, y se fue a sentar debajo del corredor con techo de chapas negras...

Antes de acomodarse en la reposera, enchufó la radio vieja y buscó con la perilla hasta encontrar el sonido de la trompeta, el saxo, el contrabajo y el violín.

Dejó la pava en el piso.
Tomó el libro de Cortázar que habia leido un millón de veces, y lo volvió a empezar, un mate, una página, un mate...
Se ha producido un error en este gadget.